Los clientes optan cada vez más por realizar sus actividades bancarias de forma remota, actitud que hoy es el motor de un proceso de innovación financiera.

Las largas filas en el banco son todavía una realidad muy cotidiana para muchos. Sin embargo, el uso de plataformas digitales a través de internet para realizar actividades relacionadas a la banca es una costumbre que se expande rápido. Y los bancos lo han captado. Cada vez más clientes optan por relacionarse en forma remota, en detrimento de la red de las sucursales. Esta preferencia resulta natural para los nuevos usuarios, acostumbrados a realizar todo tipo de transacciones online, lo que obliga a las instituciones a subirse al carro de la innovación financiera.

Si bien, la evolución tecnológica en el mundo financiero avanza a paso lento, en comparación a otras industrias, hoy existe un capital importante de herramientas e ideas enfocadas en desarrollar una banca online que abarque de forma integral todos los servicios de estas entidades, garanticen cada vez una mayor seguridad y además ofrezcan un valor agregado único a los clientes.

Estas son algunas de esas herramientas que ya se están aplicando en bancos de diferentes partes del mundo.

       1.Blockchain

Es un registro de las transacciones digitales hecha a partir de una gran base de datos en la que están inscritas todas las operaciones financieras realizadas con la divisa electrónica. Este registro crece de manera continua en forma de bloques, que una vez almacenados, no pueden ser alterados de manera retroactiva, lo que lo hace seguro por naturaleza, y por ende, muy atractivo para la banca. La tecnología de Blockchain tiene el potencial para cambiar varios procesos asociados al intercambio de transacciones.

Un ejemplo de esto es lo que ha hecho el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, la segunda mayor entidad bancaria de España, que ha ejecutado sus primeros pagos transfronterizos a través de un programa basado en Blockchain. Mediante un programa desarrollado por Ripple, firma de San Francisco, BBVA ha transferido unos 50 pagos denominados en Euros a México desde España en segundos, una operación que tarda hasta cuatro días en completarse con el método actual, basado en el sistema de mensajes Swift, de 40 años de antigüedad.

  1. Inteligencia artificial

Además de los robots que todos nos imaginamos, la Inteligencia Artificial (IA), también puede estar al servicio de la innovación financiera, pues tiene el potencial para transformar todas las operaciones, tanto del front office como del back office. Con esta herramienta es posible la automatización de operaciones con programas que son capaces de ir aprendiendo y mejorando de forma contínua. Un ejemplo de esto es el ICICI Bank, que logró automatizar 200 funciones asociadas a procesos de negocio, lo que redujo el tiempo de respuesta al cliente en un 60%.

La IA permite además mejorar la experiencia del usuario, con la incorporación de asistentes digitales inteligentes (Bots). Estos asistentes también poseen capacidades de aprendizaje y mejoran con cada interacción. Para la banca online se han creado robots (programas) que actúan como consejeros financieros, que analizan y resuelven los problemas de los clientes mediante la computación cognitiva. Históricamente los bancos ponen a disposición de sus clientes consejeros financieros para realizar inversiones por montos significativos, lo que conlleva cargos para el cliente. Los robots consejeros reducen esos costos e incluso algunos expertos predicen que en el mediano plazo este servicio podría ser gratis.

  1. Monetización de los datos

Es la última fase de madurez en la adopción de Big Data y consiste en obtener ingresos a partir de los datos. Un ejemplo de ello es el Ned Bank de Sudáfrica que ha desarrollado un servicio comercial de datos para clientes llamado Market Edge. Esto permite al comercio acceder a información georeferenciada sobre créditos, deudas, datos demográficos y sobre transacciones. Esto permite al comercio entender el comportamiento de sus clientes y descubrir nuevos patrones para poder mejorar el desarrollo de productos, manejo de stock y recursos.

  1. La banca en la nube

Los bancos pioneros en el uso de tecnología e innovación financiera, ya están comenzado a adoptar los servicios provistos por la nube. Las tecnologías disruptivas como Big Data, Blockchain e Inteligencia Artificial, son posibles en gran medida gracias a ellos. Los bancos emergentes y las fintech tienen como prioridad el uso de esta herramienta para así bajar los costos por transacción, las cuales aumentan día a día en contraposición al uso de efectivo. El uso de la nube permite escalar de manera eficiente, permitiendo a los bancos contar con la elasticidad requerida para satisfacer dicha demanda.

  1. Nuevas cosas para bancarizar

El año 2016 se caracterizó por profundizar los servicios provistos en móviles. Es así como hemos visto cada vez más apps o incluso nuevos servicios para las ya existentes. Sin embargo, la irrupción de la Internet de las Cosas ha originado de una nueva categoría de dispositivos llamados Wearables (usables), como los nuevos relojes digitales (Apple Watch).  Esto trajo como consecuencia un aumento explosivo de dispositivos conectados, y los bancos deberán enfrentar el desafío de integrar nuevos canales para la interacción con los clientes.

Todos estos desafíos y más serán los que deberá adoptar la Banca Ética en su arribo a Chile previsto para 2021. Para convertirse en una entidad capaz de competir con los grandes bancos, deberá sobrepasar los esfuerzos que hoy se realizan en innovación financiera y entregar más y mejores opciones para sus clientes. El equipo EXE está aplicando todos sus esfuerzos desde ahora para lograrlo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *